martes, 3 de septiembre de 2013

Septiembre



Septiembre a veces suena a resignación y otras a resurrección.
Resignación entre quienes acaban sus vacaciones, quienes regresan a un trabajo que no les gusta, quienes dicen volver a la rutina, quienes tienen que dejar a sus hijos al colegio, quienes tienen que despedirse de un amor de verano.
Resurrección porque hay quienes regresan a un trabajo que los hace sentirse bien,  hay quienes la rutina le parece una fiesta, quienes celebran que sus hijos empiecen a desenvolverse fuera del hábitat familiar,  quienes prolongan el amor de verano.
Septiembre es uno de mis meses favoritos, es el mejor mes del verano junto con el de octubre. Porque es el mes en el que el verano no se aglomera, puedes disfrutar de la playa sin intrusos, puedes disfrutar de la vuelta a la ciudad de los intrusos, puedes alargar las tardes aunque se haga de noche más pronto porque el calor te permite ir ligerita de ropa, puedes ver amanecer mientras camina rumbo al trabajo. Puedes sonreír a la adversidad  y la novedad, a la rutina y al movimiento, a las olas y los días nublados.
Durante muchos años he disfrutado de mis vacaciones en septiembre,  porque me gusta disfrutar del verano en Huelva, son las ventajas de vivir cerca del mar, y nunca busco mar para vacacionar, soy más de piedras y museos, aunque hubo un tiempo que era más de campamentos solidarios. Y septiembre para viajar es mucho mejor, no hay tantas aglomeraciones, es más barato y si la intención es viajar a Latinoamérica, septiembre es primavera.
Septiembre no es el principio ni el fin, septiembre es la continuación, quizás debamos aprender a vivir sin el sobresalto continuo de tener que vivirlo como el principio o el final de algo, sin la rutina anual de hacer todo tipo de planes que solo nos traerá frustración. Septiembre es un mes cálido, que es lo mejor que se puede ser y hay que dejarse abrazar. Un mes para  seguir caminando., para seguir sonriendo, para seguir disfrutando y viviendo.
A mi septiembre me sabe a viajes, a revolución, a música, a independencia, a encuentro, a letras, a besos. Septiembre me sabe a besos. Con b de septiembre.



1 comentario:

  1. Esos aromas cuasi otoñales al atardecer, la playa solitaria...

    ResponderEliminar